miércoles, 18 de junio de 2008

Nacimiento





Hoy trataba de recordar cómo fue ver el mar por primera vez, me gustaría tener ese origen aún en mi mirada. Sólo me acerco un poquito a la sensación cuando veo a través de tus ojos, renaciendo eternamente. El mar engañoso que nos cuida, el mar. Calmo y tormentoso. Nos vio llegar.

Y con sus olas de salada inmensidad, nos prometió casi sin hablar, un mundo azul, mar. No pudo evitarlo y así fue, dos inocentes criaturas creyendo en el traicionero amor eterno, para siempre.

Vos fuiste la primera en salir (no podía ser de otra manera), estabas ansiosa y te llamaban tanto! Julia lloraba a gritos y un pirata que jamás sería nuestro papá te tomaba en sus brazos, conociendo la felicidad. Si no me hubieses contado lo hermoso que era, si no me hubieses querido tanto como para compartir conmigo ese momento...ay! Si no fuera por toda la curiosidad que hay en la sangre Morgan, todavía estaría en la panza de mamá, esperándote.

No es tan lindo el mundo siempre como creí alguna vez, no. Pero ese maldito mar nos salvó. Nos salvó mientras nos condenaba.




Buscapies.

1 comentario:

Victoria dijo...

Cuando leo la frase "nos vió llegar" es como que me tiemblan las piernas.. Vos sabrás. Este escrito es hermoso.
Vayámonos al mar, dale, vayámonos!