sábado, 30 de agosto de 2008

Mon unique désir

Ser, por un segundo, todo tu interior, todo pensamiento, todo sentimiento, toda emoción. Ser, por un segundo, todo lo que existe fuera de tu corteza, el centro de tu corteza. Ser, por un segundo, la lengua que da la vida, el ojo y la mano, la boca y tu sien, todo el aire y los mares. Ser, por un segundo, poseedor de tus palabras y que tus palabras me posean en ellas. Ser, por un segundo, una letra en tu cuaderno, toda paz, todo silencio, toda siesta. Ser, por un segundo, sal y ciudad, prosa y gusano, paladín y siervo. Ser, por un segundo, todo silencio, toda pena y toda brisa. Ser, por un segundo, toda voz, toda vos.
Y pasar a la historia como quien fue, por un segundo, toda tu existencia y quedó perdido por una eternidad dentro de un segundo tuyo.




Hache


1 comentario:

Macondo dijo...

Insisto: amo amo amo amo amo como escribe Hernán.