lunes, 11 de agosto de 2008

Nochenombre

Sos como la muerte del día,
como ese tren que nunca es igual,
como la hora en que el pájaro calla,
como cuando todo funde en negro.

La idea inconciente de ser,
la de no-ser y la del somos.
Porque éramos y cargábamos con todo,
y hoy nos miramos sin sed.

La noche de Arlés, la gramilla,
una hora gastada y un grito.
Las sillas arriba de la mesa, la calle
y tu nombre pintado en el paredón.



Hache



1 comentario:

Maga dijo...

"...y hoy nos miramos sin sed."

Yo no sé qué te movió a vos para escribir eso. Pero a mí me gustó, mucho, y lo puedo adaptar a mi situación. Me gusta. ¿Podré robarte esa frase en algún futuro, para un sencillo mensaje personal, tal vez?

Saludos, excelente este blog.