miércoles, 24 de diciembre de 2008

Confuso como un heroe



Tenía los ojos entrecerrados, y sus frescas cicatrices en brazos y manos, comenzaban a brillar en la luz del sol. Su aspecto era extraño, pero no le importaba. El dolor por los cortes le parecía un tanto agradable. Una sensación diferente. Estaba vivo. Escuchó, sin inmutarse, un tren pasando velozmente, a sus espaldas. Su misión era clara, ordenada, metódica, a pesar de que la misma no funcionaba de la manera que lo hace una mente normal.

La visión de un mundo en llamas.

Para reestablecer el balance, ese orden natural de las cosas, perdido injustamente. Estaba solo, pero su determinación lo hacía ver como un ejército de hombres. Y no iban a detenerlo, por más trabas que pusieran en su camino.

El extraño hombre seguía caminando, jugando con un objeto escondido en su bolsillo. No era venganza, sino balance. No era un deseo personal, sino justicia. Era un ideal, un mensaje.

Y pronto se lo mostraría al mundo.














Buscapies.

2 comentarios:

Victoria dijo...

Guachón (:
Aguante este "block" !

Danila dijo...

Que lindo esto que escribiste, es como raro, demuestra como una cierta fortaleza,espero que la hayas pasado más dándole la bienvenida a este nuevo año,

ya hablaremos supongo, espero jaja


Un abrazo!